OLABERTA trikuharria

Mota Trikuharria.
Eremua ARALAR.
Aurkikuntza Juan ITURRALDE y SUIT (16-11-1895)
Kokapena
· Alt.: 1005 m.
· WGS84 42.949377 lat., -1.987150 long.
· ED50 30T X.582730, Y.4755900
· Gutxi gora-beherakoa (~200m)
Gertu TXAGADI trikuharria, Saldisgain mendia, DEBATA 3 ERREALENGO trikuharria, DEBATA 1 ARRUAZU trikuharria, ELURMENTA 2 ekialde trikuharria, DEBATA 2 ARRUAZU trikuharria, ELURMENTA 1 mendebal trikuharria, MOZKORDI trikuharria, ERBILLERRI trikuharria, LUPERTA trikuharria, Laba mendia, ZUBARRIETA trikuharria, ALBI trikuharria, San Migel santutegia, AUBIA 2 hego trikuharria, Trinidad ermita, Artxueta mendia, ZUBEINTA trikuharria, ARRATEBELTZ tumulua, AUBIA 1 ipar trikuharria.
images
OLABERTA
... ©inaxio

Iturria: Nafarroako Karta Arkeologikoa (Hilharriak taldea).

Irudiak


***







***



Aurkitzailearen aipamena

"A cerca de una lengua del dolmen de Zubeinta (Zubeintako-trego-arriya), después de cruzar grandes barrancos y selvas, escalar cumbres y contemplar inmensas rocas de típicas y extrañas formas, hallé entre maleza y grandes árboles, sobre un montículo de piedras esquinadas, otro dolmen que denominé Olavertako-trego-arriya. Sus piedras laterales, que no fué posible medir exactamente por los cantos y maleza en que estaban enterradas en gran parte, tendrán próximamente unos 2 m. ó 2,40 m. de largo; la cubierta (rota y dividida en tres trozos que dejan al descubierto el interior del dolmen y están hoy separados por grandes intervalos ó huecos) tiene unos 2,35 metros de ancho y 3,30 de longitud.

Este dolmen se eleva claramente sobre un montículo de piedras irregulares y esquinadas de no muy grandes dimensiones, que pudiera calificarse de gal-gal, como testimonio de su extraordinaria antigüedad, se ve en su parte superior é inmediato al dolmen un enorme tronco de roble, muchas veces secular, cortado hoy á poca distancia de sus raíces, que retorciéndose penetran entre las grietas de las piedras.

La cavidad ó hueco del dolmen es profunda; pero no siendo prudente proceder á una excavación en su interior, que casi con segundad habría de ocasionar desgracias, y después de haber penetrado en él por entre las grietas de la cubierta para juzgar de su estado de solidez, hice que mi guía (que siempre iba provisto de pico, hacha y azada) excavase en la parte exterior é inmediata al dolmen, sobre la cúspide del montículo. A unos 0,40 metros de profundidad se encontró gran cantidad de huesos humanos y de animales: grandes molares, vértebras, restos de mandíbulas y muchas muelas de hombre y costillas, que por su marcada convexidad y por otros conocidos caracteres, se conocía eran de animales.

Los huesos, por su aspecto, representaban una antigüedad remotísima; aunque he tenido ocasión de examinar muchos, cuya inhumación remontaba á cientos y aun millares de años ninguno he visto quizá que presentase tan marcados signos de vetustez. Como generalmente sucede, los dientes y muelas humanos eran los que en mejor estado de conservación se encontraban. Sin embargo, aun cuando la mayor parte conservaban su esmalte y no presentaban señal de caries, había algunas muelas de aspecto perfectamente sano en su exterior, y que interiormente estaban completamente huecas. La mayor parte de los huesos presentaban exteriormente un color pardo rojizo muy pronunciado, é interiormente estaban convertidos en una materia esponjosa, en una verdadera filigrana compuesta de finísimos filamentos que se cruzaban y retorcían, formando extrañas figuras, como el más delicado encaje. Recogimos varios huesos de los mencionados, y de ellos pensamos dar una descripción minuciosa y representaciones gráficas."

"Monumentos megalíticos de Navarra" liburutik